Cardeñadijo

Usted está aquí

Historia

Historia

Al igual que Carcedo es uno de los catorce que formaban la Intendencia de Burgos durante el periodo comprendido entre 1785 y 1833, tal como se recoge en el Censo de Floridablanca de 1787. Tenía jurisdicción de abadengo, dependiente del Hospital del Rey, con alcalde pedáneo.

CARDE√ĎADIJO aparece con su nombre escrito (CARDENIA DE ATILIO) en pergamino del archivo del monasterio de C√°rdena, del a√Īo 945. El d√≠a 1 de junio, el sacerdote don Munio dona una iglesia de su propiedad, entonces muy frecuente y normal, los cercanos monjes en C√°rdena. La iglesia est√° bajo la advocaci√≥n de San Pedro, en el pago que llaman Arroyo. Por cierto, que alguna parte de dicha iglesia no deb√≠a pertenecer a don Munio, pues cuatro meses m√°s tarde (1 de octubre) leemos en otro pergamino que varios se√Īores tambi√©n ceden a C√°rdena sus derechos en la mencionada iglesia.
Otros siete documentos hallamos en el Cartulario de C√°rdena referidos a nuestra Villa durante los siglos X y XI. En el a√Īo 950, uno de marzo, vemos un nombre extra√Īo incluido en el nombre de la poblaci√≥n: Se la llama CARDE√ĎA DE PECENINI, sin que sepamos el porqu√©. Don Rapinato regala al monasterio de C√°rdena la iglesia que posee bajo el t√≠tulo de San Pedro y de Santa Eugenia. Volvemos a leer el nombre de PECENINI en documento de junio de 950, y ya por √ļltima vez y a√Īadido al de Atilio: el mismo Rapinato dona cuanto le pertenece como servidor de la iglesia parroquial de CARDE√ĎA DE ATILIO DE PECENINI. En ese mismo a√Īo el monje Falconio profesa en San Pedro de Carde√Īa y lleva como dote las tierras que posee en CARDE√ĎADIJO. Hay m√°s donaciones al c√©lebre monasterio, como la que realiza con una vi√Īa don Auriolfo (19 de febrero de 969) y la que hacen do√Īa Argelo su hermano don Valero, ella abadesa y √©l sacerdote, consistente en la iglesia de San Cipriano con todos sus bienes y derechos.

Papa Honorio IIComo puede apreciarse, CARDE√ĎADIJO ten√≠a sus campos sembrados de iglesias, mejor ermitas, que personas particulares levantaban y ofrec√≠an a la devoci√≥n p√ļblica, brindando servicios religiosos y aceptando limosnas. Vemos c√≥mo el monasterio de San Pedro de Carde√Īa resultaba beneficiario final de estas iniciativas particulares. Su influencia en CARDE√ĎADIJO era manifiesta en lo espiritual y material. Pero, muy pronto, aparecer√°n otras dos fuerzas religiosas. La primera fue la abad√≠a-infantazgo de Covarrubias, fundada por el conde Garc√≠a Fern√°ndez en 24 de noviembre del 978. A poco de este suceso, que tanta importancia tuvo en la historia del condado castellano, Garc√≠a Fern√°ndez, sin duda con pacto y compensaci√≥n, substrajo de la obediencia y propiedad del monasterio de Carde√Īa y la traspas√≥ a Covarrubias la importante iglesia de San Pedro de Arroyo de CARDE√ĎADIJO. Las abadesas y luego abades de Covarrubias ejercieron su autoridad, que les fue respetada. A√Īos adelante, en 1218, el papa Honorio III incluye entre los bienes del Infantado esa iglesia. Cuatro a√Īos m√°s tarde, el obispo de Burgos y el abad de Covarrubias pactan sus respectivas jurisdicciones e incluyen la referida iglesia. El obispado de Burgos tampoco pod√≠a dejar de estar presente en CARDE√ĎADIJO, sobre todo desde la instalaci√≥n de su sede en Burgos, a√Īo de 1074. Hay en la Catedral un documento de noviembre de 1159 en el que el rey don Alfonso VIII confirma a la di√≥cesis de Burgos la posesi√≥n de los bienes que su t√≠a do√Īa Sancha hab√≠a donado a la Iglesia, incluida la Villa de CARDE√ĎADIJO con todos sus derechos. Esto supone tambi√©n la jurisdicci√≥n lo que habr√≠a supuesto el fin de la independencia del concejo.

Alfonso IV el benignoSi tal cosa no sucedi√≥ entonces, ocurri√≥ poco despu√©s. En 1187, el mismo rey don Alfonso y su esposa do√Īa Leonor fundan el gran monasterio de Huelgas y el Hospital de Peregrinos, llamado del Rey. Ambas Instituciones, dotadas con real magnificencia se un√≠an en el Baculo de la insigne abadesa a la que el Papa y el rey transpasaron amplios poderes can√≥nicos, econ√≥micos y jurisdiccionales. No sabemos exactamente en qu√© fecha, el hecho es que CARDE√ĎADIJO fue entregado con todos sus derechos al Hospital del Rey. As√≠ lo leemos en el Libro de las Behetr√≠as: CARDE√ĎADIJO: Es del Hospital del Rey. La abadesa era, pues, se√Īora del pueblo, confirmaba autoridades, hacia justicia y cobraba los derechos pertinentes, sobre todo la infurci√≥n (impuesto de solares). Los vecinos pagaban a la real Hacienda la fonsadera y moneda, m√°s servicios (si ocurr√≠an). A la abadesa, para el Hospital, 180 maravedises anuales y por infurci√≥n, los casados 24 dineros y los solteros y las viudas 12 dineros. Doce dineros era un maraved√≠ y un maraved√≠ equival√≠a a una gallina. As√≠ CARDE√ĎADIJO, sin estar en el Camino de Santiago, se convirti√≥ en Pueblo Jacobeo. Una parte del esfuerzo y sudor de sus vecinos se aplicaba por caridad y beneficiencia a unos hombres desconocidos, pero creyentes, que cumpl√≠an las dif√≠ciles jornadas de un camino que es el mejor s√≠mbolo de la unidad de Europa. No fue una desgracia para CARDE√ĎADIJO el vivir hasta el siglo XIX bajo la autoridad de la mano blanca de la madre abadesa de las Relaes Huelgas de Burgos. Los sucesivos reyes de Castilla y luego de Espa√Īa confirmaron esta situaci√≥n que, en el transcurso de los siglos sufri√≥ algunas modificaciones. As√≠, en 1538, sabemos que los 180 maravedises de martiniega eran 376, que segu√≠an pagando la infurci√≥n, m√°s 11 gallinas y que cada vecino deb√≠a trabajar un d√≠a al a√Īo en las fincas del hospital...Advirtamos que en 1538 un obrero alba√Īil ganaba al d√≠a 70 maravedises... En el actual t√©rmino municipal no estuvo solo CARDE√ĎADIJO. Es conveniente saber que, al pago de Pedernales, junto a la fuente de Ca√Īo Alonso, naci√≥ una Villa, llamada PEDERNALES, a 2000 ms. a S.E. Sus habitantes y tierras se integraron en CARDE√ĎADIJO en tiempo indeterminado.

En 1843, CARDE√ĎADIJO cuenta 250 habitantes y es ayuntamiento constitucional. Est√° integrado en el partido judicial de Burgos; antes hab√≠a pertenecido a la cuadrilla de Arcos que reun√≠a 12 localidades y en el siglo XIV, por ejemplo, sumaba 417 vecinos. Los 250 vecinos de 1843 manten√≠an una escuela de 29 ni√Īos/ni√Īas y pagaban al sacrificado maestro 530 reales anuales. San Mart√≠n era el titular de su parroquia y ten√≠a una ermita de la Vera Cruz. Recog√≠an cereales que mol√≠an en dos molinos; cuidaban su ganado en un t√©rmino de 920 Has. y se distra√≠an con caza menor. En 1900 los habitantes se hab√≠an doblado.

Historia
Historia
Scroll top